Beneficios de la energía limpia

Uno de los principales indicadores que determinan el estado económico de un país y que sirve para tomarle el pulso al bienestar social es el consumo energético. Vivimos en una sociedad que demanda energía, de modo que el crecimiento económico va asociado a esta medida.

Las energías fósiles y nucleares son finitas. Además, son contaminantes y perjudican al ecosistema. Además de los riesgos que suponen para el medio ambiente, también es fundamental contar con una energía que se renueve y que, en un momento dado, siga abasteciendo a la población. Allí es donde entran y cobran protagonismo las energías renovables.

Son energías que son infinitas y que no contaminan. Dentro de ellas podemos citar las siguiente: eólica, geotérmica, hidroeléctrica, maremotriz, solar, undimotriz, la biomasa y los biocombustibles.

Estas energías también cuentan con otros beneficios.

Son mucho más fáciles a la hora de desmantelar. Una infraestructura basada en la generación de energías de carácter renovable siempre será más fácil de desmantelar que una que se basa en un modelo energético no renovable. Por ejemplo, las nucleares pueden llevar millones de años hasta que eliminas sus residuos.

La Comunidad o Región donde se instala es totalmente independiente. No depende de otras zonas donde se produce la energía para contar con ella.

Al depender de fuentes inagotables como el agua o el sol, nos permite vivir con tranquilidad. Lo que exponíamos al principio de este post. Saber que nuestras fuentes de energía no se agotan nos permite vivir con mayor tranquilidad, además de contar con una fuente que nunca va a colapsar el sistema.

Por supuesto, y es algo que hemos expuesto en más de una ocasión. Son energías muy baratas a la hora de producir. Eso repercute notablemente en las economías familiares y grandes empresas. De hecho, Apple, una de las empresas más poderosas del mundo, ha decidido que su nuevo campus contará con este modelo de abastecimiento.

 

Compártelo
.