Tenemos lo que merecemos. COCHE vs VIVIENDA

cOCHE Vs vivienda

Me ha sorprendido que últimamente, la gente con la que comparto conversaciones del sector de la construcción compare la compra de un coche con la de una vivienda. Esto ha levantado en mí una curiosidad de profundizar en datos de los dos sectores, comparando procesos similares: sistema de producción, venta, impacto económico, producto y consumidores.

He buceado en la red para recopilar datos de los dos sectores e intentar exponerlos de manera clara, dar mi opinión hacía el sector inmobiliario y conseguir un impacto sobre tus creencias como consumidor. Creo que es clave y necesario hacer totalmente transparente nuestro sector, dando gran importancia a nuestras prioridades como clientes a la hora de adquirir un producto o servicio para la revolución del mercado. Como todos “creadores” de producto el cliente es el que manda, por eso tenemos lo que merecemos. Algo no estamos haciendo bien.

Sorprendentemente a nivel económico y de empleo en España tienen un impacto similar. En cambio, a nivel de evolución del sector y nivel de producto no se ve reflejada esa igualdad y ahí es donde debemos reflexionar, cómo actuamos en el momento de compra, a qué damos prioridad realmente? Porque según actuemos como compradores, el mercado empezará a construir lo que demandemos, no importando la geografía.

Como he comentado antes, he iniciado el estudio centrándome en un cuadro de números macroeconómicos que nos pongan en un contexto global de los sectores. He de comentar que hay datos que han sido complejos comparar en mismas condiciones dependiendo de las fuentes, pero se han ajustado a la realidad.

Datos del año 2016.

Datos vistos desde un comprador según inversión, presupuesto familiar, rentabilidad y ciclo de vida.

Datos vistos desde comprador

Las condiciones de compra, elementos que nos influyen y que obtenemos a cambio. En los siguientes cuadros se puede observar como la conciencia energética y calidad de materiales casi duplican su valor en la decisión de compra (2020) respecto a la gente que ya adquirió la vivienda (2019), en mi opinión, si sigue prevaleciendo la ubicación, las “marcas” no van a fijar la mejora de los estándar de calidad y eficiencia de los edificios, si se sigue con el valor del suelo un 35%, seguiremos dando una gran parte del pastel a la especulación y recalificaciones sospechosas, asfixiando como siempre la variante del diseño y construcción que actualmente tiene un 45%. Siendo que le precio final esta predefinido por el poder adquisitivo de la media de los clientes, el mercado se ajustaría creando una libre competencia con el impulso del sector, hacía innovación y aporte de valor al producto, mejorando los procesos en el diseño y la calidad en la construcción de viviendas más saludables y sostenibles.

Condicionantes y elementos determinantes en la decisión (mucho y bastante) de compra de una vivienda.

Condicionantes y elementos

Siguiendo con el símil del sector automóvil, vemos cómo ha evolucionado la industria, comparemos un coche del año 1979 que no tiene un factor ubicación (suelo) y no hay factor especulativo y si lo había (combustibles) el mercado las ha ido regulando con decisiones que han hecho no frenar el avance tecnológico, quizá @TESLA ha sido una empresa que ha forzado el cambio de mentalidad que se había impuesto en algunas marcas.

Elementos de decisión de compra de un vehículo.

Algo sorprendente es que los clientes tomen la calidad/precio como un mismo factor a la hora de valorar la compra de su vehículo, pero cuando se compra una vivienda eso no ocurre. ¿Por qué será?

Unos ejemplos prácticos del paso del tiempo en los automóviles son: su diseño, tecnología, consumos, seguridad, prestaciones al más alto nivel. Con un incremento de 5 veces en el precio de venta en 40 años.

Precio de compra @Volkswagen Golf (1979) 4.500€/precio de compra (2019) 22.825 €

En la vivienda no vamos a decir que no ha cambiado nada, dejaré que lo valores tú, pero aumentando su precio 40 veces más, quiero dudar de donde se ha ido el dinero que pagan los compradores de vivienda. Si miramos las calidades nos echaríamos a llorar las diferencias que hay pasados 40 años. La tecnología y confort aplicada en las viviendas hoy, está a la altura de instalar la caja de telecomunicaciones y el aire acondicionado completo, no sólo los conductos.

Precio piso (1979) 70 m2 6.000 €/ precio piso 82 m2 (2019) 162.000 €

Como conclusión, cualquier sector va en la búsqueda de mejorar la vida de las personas, está claro que la automoción es uno de ellos y lo demuestra, consiguiendo un precio sostenido, una seguridad y confort en niveles muy altos, máxima eficiencia, menor contaminación y mucha más tecnología por m2 que en cualquier vivienda.

Sólo os voy a nombrar tres detalles que todos podemos comprobar en nuestro vehículo de serie: tenemos un climatizador bi-zona, en una vivienda tenemos un termostato en el salón y gracias; respecto a la seguridad cualquier vehículo tiene 4-5-7 airbags, sensores de proximidad, asistencia de frenada, etc. en nuestra vivienda ¿qué elementos de seguridad tenéis? (no vale la puerta de entrada con cerradura de seguridad); para abrir y cerrar nuestro vehículo no es necesario meter la llave en la puerta, en muchos casos ni sacarla del bolsillo y hasta el maletero con un gesto con el pie llega abrirse, para entrar en nuestra vivienda tenemos un manojo de llaves que casi no cabe en el bolsillo

Y me pregunto, ¿por qué evoluciona así el sector del automóvil?, será que los fabricantes de vehículos son unos visionarios y se adelantan a nuestras necesidades, creo que no, simplemente la industria escucha y se pone a trabajar con ayuda de la innovación y el progreso, se ponen a competir entre marcas con el único objetivo de mejorar su producto, son las mismas reglas para todos, no dependen de quien pague más por un suelo o que político recalifica un pedazo de tierra comprado a peseta y multiplicado por mil en horas. Saben que el cliente no tiene conocimiento del reparto del precio de su vivienda y da más importancia a la ubicación que a la calidad y lo utilizan en su beneficio. Cualquiera debería conocer el coste de repercusión del suelo en su vivienda, coste de construcción, consumo energético real, coste de mantenimiento, materiales, equipamiento, datos que tenemos muy, muy claros a la hora de comprar un vehículo.

Nos ha obsesionado donde vivir, algo que no deja avanzar al sector, y que ha pagado un precio muy alto por ello. En una ciudad, por pocos metros de distancia, creamos niveles de sociedad, por un marcador, precio/m2, así clasificamos un estilo de vida de un barrio y somos capaces de dinamizar o reprimir a la sociedad que vive en él, así es como creamos fronteras inmobiliarias. Las personas que integramos la nueva sociedad, debemos aspirar a exigir un bienestar y confort excelente en nuestro hogar no importando donde esté ubicado, ésta batalla no la pueden seguir ganado los especuladores que juegan a planeamientos urbanísticos sin transparencia, sin crear una ciudad cohesionada. Está claro que el sector tiene problemas sistemáticos y cíclicos, creando un sector de subidas y bajadas que nos lleva a lo que hemos pasado, una burbuja inmobiliaria/financiera que deja a gente sin acceso a comprarse una vivienda digna y miles de pisos vacíos, ¿alguien lo entiende?

Y nuestros hogares no evolucionan al ritmo del resto de sectores (ha quedado registrado en la serie “Cuéntame”), no por capacidad de los profesionales, materiales, medios tecnológicos, es porque nos hemos dejado llevar por un sector manejado por dinosaurios, sin transparencia, donde el dinero se movía muy fácil y la calidad del producto no era el principal argumento de venta.

Sabemos que el sector inmobiliario, debe mejorar con innovación y profesionalización, recordaré siempre una reunión del sector inmobiliario, las palabras de un promotor, “si veo que la promoción se vende rápido en la primera semana, lo primero que hago el lunes siguiente, es subir los precios de los pisos” esto me impactó y me aclaró el nivel ético del sector. ¿Cabe este pensamiento en algún otro sector que esté haciendo un producto de primera necesidad?

MOTIVEMOS UN CAMBIO, EMPEZANDO POR TI.

Daniel Aparicio Flores metro7

Director técnico

Compártelo