La biomasa como fuente de energía renovable

Una de las fuentes de energía que son beneficiosas para el cuidado del medio ambiente es la biomasa. Se trata de un tipo de energía renovable que aprovecha la materia orgánica para convertirse en fuente energética. Es barata,  es renovable y además cuenta con una gran ventaja, apenas emite emisiones contaminantes en su combustión. Deshechos agrícolas, madera, serrín, son muchos los ejemplos de biomasa.

Muchos os preguntaréis cómo se convierte la biomasa en energía. Para ello, se usa una caldera especial de biomasa que lo que hace es quemar estos deshechos que hemos comentado y lo hace lentamente. Otra gran ventaja es que las cenizas que se generan en la caldera pueden ser utilizadas como abono. De modo que puede ser perfectamente reutilizada.

Hay que tener una cosa en cuenta a la hora de apostar por esta fuente energética y es que la materia orgánica debe conseguir de una forma responsable y ordenada. No significa que haya que ir talando árboles por el bosque. Hay que mantener siempre un compromiso con el medio ambiente.

El cambio climático, el precio de carburantes o fuentes energéticas como el gas y la electricidad han contribuido a que la biomasa se haya consolidado como una apuesta muy interesante.

El crecimiento de la producción agrícola también ha motivado el auge del uso de la biomasa gracias a la materia orgánica que se genera. Actualmente, muchos países están optando por este modelo, destinando fondos para su mayor y más rápida implantación en la sociedad. Las principales centrales del planeta se encuentran actualmente en países como Inglaterra, Polonia o Finlandia. También en España la biomasa acapara un gran protagonismo. Se estima que en España se han alcanzado las 16.000 instalaciones de biomasa térmica.  Sin lugar a dudas na gran noticia para el medio ambiente y el compromiso con el cambio climático.

Compártelo
.