fbpx

CLINICA SANZ COARASA

Proyecto
CLÍNICA SANZ COARASA
Tipología
Comercio + Retail
Características
Clínica dental
Superficie
100m²

Esta clínica dental ubicada en el centro de Zaragoza está orientada 100% para niños. El proyecto consiste en acondicionar unas antiguas oficinas realizando la menor intervención posible para conseguir crear un ambiente relajado e informal para los niños pero que resulte funcional para los odontólogos. Las actuaciones más importantes se hacen a nivel de instalaciones. Tanto la instalación eléctrica como de fontanería se ejecutan nuevas para adecuar las oficinas al nuevo uso que van a tener, dejando todo listo para la conexión de las unidades de tratamiento, rayos X y fregaderas de cada gabinete. A nivel de climatización, se cambia la unidad interior y exterior de la bomba de calor aprovechando los conductos existentes en todo el local. La iluminación, sobre todo en los gabinetes, tiene especial importancia. Se colocan paneles LED de superficie por la inexistencia de falso techo en una temperatura de color neutra, 4000k, antideslumbramiento, con un índice de deslumbramiento unificado (UGR) menor de 19. Así la iluminación no resulta molesta para los pacientes. Además se instalan detectores de presencia en los aseos para minimizar el consumo eléctrico en iluminación. El gran handicap de esta clínica es la ubicación de la maquinaria necesaria para las unidades de tratamiento, pues los compresores y aspiradores necesarios para su funcionamiento son, aunque no muy voluminosos, principalmente ruidosos. La mejor solución fue crear un armario en DM aislado con 4 cm de espuma de alta densidad y rejillas laterales para permitir la entrada y salida de aire. Al colocarlo en una pequeña galería, conseguimos centralizar la maquinaria y que el ruido sea totalmente inapreciable dentro de los gabinetes. Para complementar los servicios de la clínica se crea un conjunto de aseos nuevo para uso exclusivo de los clientes, adaptando dimensiones y alturas del equipamiento al usuario principal: los niños.

Para reflejar la estética que busca el cliente, se alisan todas las paredes y los techos. Las tonalidades elegidas, tanto para revestimientos verticales como horizontales, van en la gama del logotipo de la clínica y combinan grises, rosas y azules, que se complementan con papel pintado con motivos infantiles. Como toque final y para cumplir los requisitos de higiene necesarios en este tipo de locales, se opta por un suelo vinílico para la zona de gabinetes y se instala con rodapié a media caña del mismo material para evitar la acumulación de bacterias en esa zona.

 

Experiencia cliente:

El acabado de la clínica consigue transmitir la mezcla de profesionalidad y confianza que necesitan este tipo de locales.