Ventajas de una casa pasiva o Passivhaus

Las tendencias han cambiado en todos los ámbitos. Desde la tecnología, hasta la moda y también en la arquitectura, en la vivienda. Resultado de dicha evolución ha sido un concepto que poco a poco ha ido dándose a conocer entre la gente, la casa pasiva. Muchas personas todavía no saben qué es una casa pasiva o Passivhaus. Se trata de un concepto nacido en Alemania en los años 90. A través de la aplicación de una serie de conocimientos y conceptos relacionados con el diseño y construcción de viviendas se ha conseguido obtener un tipo de casa que permite vivir con el máximo confort térmico y con el menor gasto posible. Dos ventajas que convierten a la casa pasiva en una opción realmente atractiva ya que combina bienestar con ahorro.

Confort térmico

El objetivo y motivo por el que se construyen casas pasivas es aislar el ambiente exterior creando un clima interior que sea agradable para quienes habiten en ellas. Es decir, independientemente de las condiciones  climáticas que se estén dando fuera de la casa, las personas que residan dentro de ellas van a estar cómodas y con la temperatura ideal.

Todo ello se consigue a través de un cuidado estudio del clima. Teniendo en cuenta factores como la orientación donde se quiere construir, el factor forma, las sombras, el volumen, cómo captará la radiación solar durante los meses de invierno y como se protegerá durante el periodo de verano.

En total son cinco los puntos principales en los que se basa la construcción de una casa pasiva. Y son la estanqueidad, aislamientos, cerramientos, puentes térmicos y ventilación mecánica controlada. Gracias a esto se obtiene un consumo de energía casi nulo ya que casi no consumen calefacción o aire acondicionado.

Hay que recordar que este concepto no sólo se puede aplicar en casas pasivas, también en otro tipo de edificios que reúnan estas características.

 

Compártelo
.